Previsiones y Conclusiones (Reflexiones sobre la elección de un extraño en Washington)

Share the joy
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Previsiones y Conclusiones
(Reflexiones sobre la elección de un extraño en Washington)
Por Luis F. Brizuela Cruz

Previsiones:
Verano 2015: El altamente diverso campo de contendientes republicanos para las elecciones de Presidente del 2016 en los Estados Unidos (diversidad que, con un ápice de ironía, resultara más emblemática si existiera en el Partido Demócrata) incluye un personaje de gran colorido y de innegable controversia cuyo nombre es Donald Trump.
He aquí un hombre que ha criticado abiertamente al Presidente, ha atacado la inmigración ilegal, ha subestimado el heroísmo de un auténtico patriota y ex prisionero de guerra estadounidense y ha amonestado a países como México, China y Rusia por sus fechorías.  Contrario a la norma de nuestra era políticamente correcta, este individuo suele asumir la ofensiva o la contra ofensiva y ha excluido la palabra “disculpa” de su frecuentemente torpe y volátil vocabulario. ¿Por qué es entonces que este hombre se encuentra al frente de las encuestas diseñadas para medir las oportunidades preliminares de la nominación del Partido Republicano para la presidencia de los Estados Unidos?
¿Podría ser que este narcisista y excéntrico millonario, hombre de negocios, habla de temas y preocupaciones, las cuales han venido afligiendo desde hace mucho tiempo las mentes y las almas de una mayoría silenciosa y ahora ese obscuro y tímido segmento substancial del pueblo norteamericano encuentra finalmente la voz para expresar su grito desesperado?
¿Será posible que un individuo de intelecto limitado, personalidad resuelta y una abultada billetera se ha atrevido a perturbar el largo proceso de retardación social, que ha venido sepultando los valores, principios y modales tradicionales y que ha disminuido las fuerzas de balance que escasamente batallan contra un liberalismo desmesurado con tentáculos que son presagio de una total decadencia social?

Primavera 2016: Este año de nuevas elecciones presidenciales y de la aparición inesperada en la contienda de un personaje sui generis llamado Donald Trump, el statu quo de la política de Estados Unidos ha recibido una de las sacudidas más significativas en su historia de dos siglos y medio. No solo han sido los intereses del “partido del burro” los que han tornado abruptamente su atención al fenómeno Trump, como peligro de malograr su extensa e imperturbable agenda socialista, sino que las huestes “paquidermas” han despertado también de su cómodo letargo y complacencia para percatarse que deben tomar serias cartas en el asunto, no necesariamente contra sus archirrivales,  pero en referencia a quien pueda estropear su propia ambivalente agenda.
¿Podría Hillary Clinton estar marchando, inalteradamente, hacia lo que de antemano fue visualizado como una coronación, más que una nominación? ¿Será el hippy pasmado en la década del sesenta, Bernie Sanders, el Trump del partido demócrata o simplemente un accesorio de la campaña de Clinton versión mujer? El establecimiento político estadounidense tiene una deuda con Hillary Clinton y su elección constituye un peldaño casi reglamentario dentro del trazado esquema de ingeniería social norteamericana. El sorpresivo revés de Clinton contra Obama pudo haber alterado el guión original que señalaba la presidencia de una mujer antes de la de un afroamericano, en el curioso caso de Obama, versión híbrida. De cualquier manera, el orden de los factores posiblemente no hubiera alterado el catastrófico producto.
De ser nominado por los “elefantes” y –de forma altamente improbable- elegido presidente de los Estados Unidos, ¿sería Donald Trump el individuo que cambiaría el curso del país y por consecuencia del mundo, o se enlistaría eventualmente él también en el Country Club de la política estadounidense, preservando así el decadente statu quo?

Otoño 2016: Aun si todo concluye en acorde con la secuencia esperada de eventos en la tradición de la política estadounidense, dos fuerzas sociológicas puede que ya se hayan desatado y comenzarán a manifestarse poco tiempo después del sufragio. Una victoria de Trump podría conducir de inmediato a protestas en diferentes lugares de la nación, similares a las que se han venido viendo en tiempos recientes; destinadas a perturbar el orden mediante destrucción y hurto de bienes materiales ajenos y primordialmente  bajo la eficaz coordinación de la izquierda organizada. De triunfar Clinton, el gigante dormido de diversas facciones en la derecha americana podría despertar, conduciendo a serias combustiones sociales subterráneas.

Conclusiones:
Después del 8 de noviembre: Y la plaga de socialismo fue detenida cuando parecía que la joven república ya había sucumbido irreparablemente frente a su enfermizo asedio ideológico. El cuerpo de la nación, contaminado durante décadas por síntomas epidémicos como la arrogancia, indiferencia, dependencia, oportunismo, ignorancia y condescendencia elitista, de repente comenzó a mostrar señales de recuperación. Tal resultó la magnitud del suceso, que hasta muchas de las mentes aparentemente inteligentes no lograban percibir el milagro en frente de sus atónitos ojos. Muchos de ellos, hijos de la doctrina y la manipulación, despertaban por primera vez para ver el velo que había estado cubriendo sus mentes ofuscadas.

Y de acuerdo a lo pronosticado, las protestas brotaron a lo largo de la nación tras el triunfo de Trump.

Los individuos que anunciaron que abandonarían el país si Trump ganaba -en su mayoría luminarias de Hollywood y de la farándula en general- habían mencionado a Canadá y Europa como sus posibles destinos. En ningún momento hicieron mención de México, América Latina o África, dejando entrever cierto prejuicio y racismo en sus preferencias. El concepto de la doble moral liberal alcanzaba nuevos niveles estratosféricos. ¿Qué podrá venir después?
¿Voto Popular o Voto Populista? El Voto Electoral protege a la República del Voto Populista. Este es un Gobierno Representativo. Esta es una República. El concepto de República protege a la nación de la siempre posible democracia lunática.

thHBY2B38W


Share the joy
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •