Acción de Gracias

Share the joy
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Acción de Gracias

Por Luis F. Brizuela Cruz

Mucho ha transcurrido desde aquel momento en que un grupo de marginados sociales se auto deportaron de su tierra natal, atravesaron  el peligroso Océano Atlántico y arribaron a un lugar extraño llamado Plymouth Rock. Su ardua jornada, llena de inimaginable incertidumbre, enormes dificultades emocionales y físicas, y la ambivalencia del comportamiento humano en momentos de gravedad, condujeron postreramente a la creación del más formidable concepto de sociedad que haya sido concebido. Imperfectos eran ellos e imperfecto el fruto de su afán, sin embargo, surgió una nación, creció y se transformó, a lo largo de décadas y centurias. Esa nación se convirtió en el faro de esperanza y propósito para toda la humanidad y existe una celebración anual que rinde tributo a tal noble logro.

Al reunirnos en la única festividad estadounidense que, sorprendentemente, aun preserva una naturaleza de unanimidad dentro del consenso de los trecientos millones de habitantes legales e ilegales de esta tierra, es un día para honrar la magnificencia de la completa experiencia norteamericana. A pesar de todos los momentos transicionales de fallas relativas a lo largo de la historia, cuando muchos pueden haber visto a su país en peligro de fracaso, el espíritu estadounidense, impulsado por una dinámica formidable o intervención providencial, ha logrado siempre prevalecer y vencer cualquier reto a través de su evolución.

Los desafíos de hoy son diversos en naturaleza. Además de los tradicionales, envidiosos y vengativos enemigos y adversarios, nuevas fuerzas han dañado el corazón de la nación internamente. Estas fuerzas hoy se manifiestan mediante la inconformidad, la apatía, la dependencia y el egoísmo. Equívocas ideologías ahora aspiran y conspiran para convertir el método exitoso de la nación en un experimento socialista, donde se exigen los derechos y se desatienden las responsabilidades  -una fatídica fórmula que solo puede traer destrucción y penurias para todos.

Hagamos la pausa habitual este jueves, para el acto de Acción de Gracias y tomar también la oportunidad para desear que, en un futuro no muy lejano, nuestros líderes y “nuevos” coterráneos comiencen a ver que solo el regreso a los fundamentos  de la otrora gran sociedad estadounidense constituye la esperanza para evitar la extinción de nuestro país. Nuestra abnegación al trabajo, la autosuficiencia y la humildad son los únicos ingredientes para retornar a la grandeza y seguir sintiéndonos agradecidos por la nación que somos.

thanksgiving-images


Share the joy
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •