El Síndrome de Castrocolmo

El Síndrome de Castrocolmo Por Luis F. Brizuela Cruz Ahora que nos han hecho sentir más libres que nunca antes en la historia de la revolución castrista – más libres de pensar, opinar, viajar- ni los que se quedaron ni los que se fueron sabemos cómo denunciar a nuestro verdugo –ese que algunos estiman muerto y otros decrépito, pero cuyo legado nos persigue a todos como la más grande maldición. Cada década de sufrimiento a manos de un singular y distintivo opresor tal parece que…